Preocupación por los posibles recortes para el período 2014-2020

1 de July del 2011

Las primeras informaciones de propuestas de presupuestos para la PAC para el período 2014-2020 por parte de la Comisión Europea y presentados esta semana hablan de unos recortes que han sembrado la inquietud como no puede ser de otra manera. Desde ASAJA Huesca fuertes críticas a este primer documento pues si ya se habla de recortes, hay preocupación por cómo pudiera quedar la propuesta definitiva (que puede ser peor). Fernando Luna señalaba que se habla de una reducción de los 293.000 millones de euros hasta los 281.000, o sea una reducción de de ayudas directas de 12.000 millones de euros, a lo que habría que añadir que hay otros 89.000 millones para planes de desarrollo rural (que son cofinanciados) y otras asignaciones que suman unos 15.000 millones para líneas complementarias como son investigación, seguridad alimentaria, apoyo a poblaciones desfavorecidas, reserva para crisis agrícolas y un fondo europeo de globalización. La Comisión Europea propone mantener la actual estructura de la PAC con dos pilares, uno las ayudas directas a los agricultores y el pilar destinado a proveer bienes públicos medioambientales, mejorando la competitividad de los agricultores y promoviendo la diversificación de las actividades económicas para el desarrollo rural. En este segundo pilar, los estados miembros van a tener cierto margen de maniobra, y según ASAJA Huesca, nuestro país debe ser consciente de las necesidades de nuestra agricultura y no permitir en la medida de lo posible, una competencia entre las regiones españolas. Luna apunta que en esta primera propuesta se pide una distribución más equitativa de las ayudas directas; hay dos tipos de ayuda, las directas y las de desarrollo rural, y hay una horquilla que va de los 90 euros en países del este frente a los 450-500 que perciben en Holanda. La media europea es de 270 euros, y en Aragón estamos en los 279, y abogamos por que, como mínimo, se mantenga. Sobre los posibles componentes ecológicos a los pagos directos, según ASAJA “hay mucho que hablar”. La apuesta de ASAJA Huesca es una agricultura activa, que genere riqueza para el territorio, con una reforma de los topes de los niveles de pago y cambios en la política de desarrollo rural, basada en los resultados con criterios de evaluación coherentes.