LA XII JORNADA DE PORCINO EN EL SIGLO XXI ORGANIZADA POR ASAJA HUESCA Y FEMOGA ANALIZA LA IMPORTANCIA DEL SECTOR PORCINO COMO FRENO A LA DESPOBLACIÓN

25 de September del 2017

La jornada fue inaugurada por el presidente de Asaja Huesca, José Fernando Luna, y por el alcalde de Sariñena, Francisco Vilellas. Tras ellos, Francisco Mateo, representado la Diputación Provincial de Huesca, explicó las líneas de actuación que en opinión de dicha institución se debían seguir para solventar el problema de la despoblación, y que en todo caso pasan por una discriminación positiva de las zonas rurales, y por un cambio en el modelo territorial.

Seguidamente Mariano Vitalla, jefe del Servicio de Modernización de Explotaciones del Servicio Provincial de Desarrollo Rural y Sostenibilidad de Huesca desgranó los requisitos que deben de cumplir los jóvenes que solicitan un plan de incorporación a la agricultura a través de explotaciones de porcino, y las ayudas de las que pueden beneficiarse, tanto por la incorporación en sí como por la reducción en los importes que gravan las transmisiones y actos jurídicos documentados.

FEMOGA 2014

Tras él Enrique Novales director general de Fomento Agroalimentario presentó el borrador de la orden que regulará la gestión de los estiércoles y purines de las explotaciones ganaderas, y las implicaciones que pueden suponer al sector. Por parte de la sectorial de porcino de Asaja Huesca se emplazó a la revisión de dicho decreto, para hacer las alegaciones oportunas.

El problema de la despoblación y la importancia del sector porcino como freno a la misma fue debatido en una mesa redonda con la intervención de José Luis Lloret, ganadero de Lascuarre; Mercedes Soler, ganadera de Valfarta, José Ramón Santolaria, alcalde de Salillas y Álvaro Amador Lacambra, alcalde de Alcubierre, moderando la mesa José María Orús, representante de la sectorial de porcino de Asaja Huesca. En la mesa se destacó la importancia del sector porcino como generador de empleo en el medio rural, poniéndose en valor la determinación de los primeros ganaderos que hace treinta años apostaron por un cambio de modelo, sin ningún tipo de ayuda. Coincidieron en que el modelo de integración es un modelo que funciona bien y que hay que poner en valor. La dificultad en transmitir la importancia de la actividad agraria y ganadera al resto de la sociedad, así como la exigencia de respeto para la ganadería de porcino ante los ataques que últimamente vienen recibiendo y la dificultad de encontrar mano de obra cualificada quedaron señaladas como el trabajo que quedar por hacer.

Finalmente clausuró la jornada el secretario general de Asaja Huesca Ángel Samper que denunció la falta de presupuesto en el Gobierno de Aragón, haciendo un llamamiento a la unidad de todo el medio rural, sin ningún tipo de distinción para su defensa.