ASAJA Huesca espera que la campaña PAC 2017 acabe con los problemas generados a agricultores y ganaderos por la reforma de 2015

de del

Los técnicos de Asaja Huesca han asistido hoy en Zaragoza a la presentación de la campaña PAC 2017 por parte del Departamento de Desarrollo Rural y Sostenibilidad, que estará abierta hasta el próximo 30 de abril.

Será la tercera campaña desde la reforma de la PAC de 2015 que tantos quebraderos de cabeza ha generado en el sector primario oscense, con un aumento considerable de la burocracia y retrasos en los pagos al agricultor y ganadero

Varias son las novedades a la hora de realizar la solicitud.

En el caso de las dobles cosechas su declaración se realiza igual que el año pasado, pudiendo optar el agricultor entre declarar como cultivo principal el de invierno o el de primavera, aunque este año el cultivo secundario puede servir para computar como superficie de interés ecológico o cobrar ayudas asociadas, algo que desde Asaja Huesca se había reclamado en numerosas ocasiones.

Como parte negativa seguimos arrastrando el problema de los pastos en el caso de la ganadería extensiva, o que todavía no se han cerrado las campañas PAC 2015 y 2016, teniendo a día de hoy agricultores y ganaderos que todavía no han cobrado parte o la totalidad de sus ayudas de la campaña anterior.

Desde Asaja Huesca esperamos que se solucionen estos problemas a la mayor brevedad posible, y que no se repitan en la campaña 2017.

Para ello instamos al Departamento de Desarrollo Rural y Sostenibilidad a que ponga a disposición de las Entidades Colaboradoras el programa informático para la confección de las solicitudes a la mayor brevedad posible.

De esta manera no será necesaria una ampliación del plazo de solicitud más allá del 30 de abril, pudiendo la administración realizar los controles oportunos así como la gestión administrativa de los expedientes a lo largo del verano.

Consideramos que el objetivo debe ser que todos los agricultores y ganaderos que tengan derecho al cobro de las ayudas PAC 2017 las reciban a lo largo de este año, llegando a diciembre con gran parte de las ayudas percibidas, de tal manera que puedan hacer frente a las inversiones de sus explotaciones, a los costes de producción de sus cultivos y los bajos precios de los productos agrícolas y ganaderos.