ASAJA HUESCA CONSIDERA QUE LA LUCHA CONTRA LA DESPOBLACIÓN EXIGE DECISIONES VALIENTES, RÁPIDAS Y REALISTAS

23 de June del 2017

La despoblación es el reto más importante al que se enfrenta el medio rural, con graves consecuencias para el medio urbano. Si bien la es un fenómeno común a casi toda la Unión Europea, en España alcanza mayores niveles, con unas perspectivas a medio plazo preocupantes.

La agricultura y la ganadería, si bien no son la solución a este problema, sí que pueden contribuir a la mitigación del mismo. Esto exige la consideración de ambas actividades como estratégicas y fundamentales para el medio rural, olvidarse de prejuicios y permitir su desarrollo.

Gran parte del territorio rural de la provincia de Huesca se encuentra dentro de alguna figura de protección ambiental, ya sea Parque Nacional, Parque Natural, zona ZEPA, zona LIC… que limitan y restringen las actividades a desarrollar dentro de los mismos. Las compensaciones económicas cada vez son menores, cuando no nulas, por lo que no se incentiva la continuidad de las explotaciones agrícolas y ganaderas. Si a esto sumamos los recortes en las ayudas de la Política Agrícola Común, tanto en Primer como en Segundo Pilar, podemos aventurar una drástica disminución del número de explotaciones en pocos años.

Además los habitantes del medio rural se encuentran con numerosas dificultades a la hora de emprender nuevas actividades, como pueden ser la lejanía con los centros de consumo, la deficiencia en las comunicaciones, el mal acceso a las nuevas tecnologías, la falta de servicios para desarrollar actividades industriales, etc.

Para ello se hace imprescindible romper con esta dinámica de restricciones, prohibiciones y falta de inversiones que se ha producido en el medio rural.

Se deben simplificar las ayudas del Primer Pilar de la PAC, así como respetar la dotación presupuestaria del Segundo Pilar comprometida para el periodo 2014-2020.

Se debe garantizar igualdad de oportunidades a los habitantes del medio rural que a los del medio urbano, eliminando un gran número de restricciones que hoy en día sufren los primeros. No se puede permitir que una población urbana mayoritaria imponga las normas que deben regir en el medio rural. El bienestar de la ciudad pasa por un medio rural vivo y dinámico.

Se debe dar posibilidades a los emprendedores del medio rural, con un buen acceso a las nuevas tecnologías, buenas comunicaciones, con disponibilidad de suelo con servicios, y adaptar la legislación laboral a las necesidades del medio rural.

Todas estas decisiones se deben tomar con rapidez, y contando con los habitantes del medio rural. Hay que tener en cuenta que se hoy en día la despoblación no es un problema mayor es porque numerosos agricultores y ganaderos apostaron por quedarse en su pueblo.