ASAJA ARAGóN considera que los agricultores y ganaderos deben participar en la planificación de la recuperación de las zonas devastadas por los incendios en Teruel

3 de August del 2009

El presidente de ASAJA Aragón, José Manuel Cebollada, ha señalado que las organizaciones agrarias deben estar en la Mesa de negociación DGA- Comarcas Ayuntamientos de Teruel que la próxima semana van a comenzar a planificar las inversiones en ayudas para la recuperación de las miles de hectareas arrasadas días atras por el fuego en la provincia de Teruel.   Para ASAJA “no se entendería que no formemos parte de esa mesa de trabajo que va a estudiar cómo se afronta la recuperación del territorio devastado por las llamas, porque creemos que es sensato pensar que agricultores y ganaderos deben ganar mas protagonismo como primeros baluartes en la prevención de incendios, y así se lo queremos trasladar a la DGA y a la sociedad entera”, señala José Manuel Cebollada.   Desde ASAJA se ha pedido formalmente a la DGA que se pida la declaración de Zona Catastrófica, y que una vez que el mal esta hecho, se articulen los mecanismos para que las ayudas, o los planes de rehabilitación para la zona se pongan en marcha cuanto antes. “Las ayudas seran bienvenidas, pero el desastre ecológico, medioambiental, económico, turístico, paisajístico y moral, es incalculable, y en muchos casos, irrecuperable. Ojala el MARM tome buena nota de lo que esta pasando y la sociedad entienda que los beneficios del ganado extensivo y de que los pueblos estén habitados, es algo que se puede pagar y afrontar perfectamente. Es mas facil pagar a agricultores y ganaderos como guardianes medioambientales y primeros retenes, que después tener que hacer venir y pagar cuadrillas e hidroaviones cuando el fuego ya se ha declarado”. Cebollada recuerda que aunque ahora parezca obvio, las organizaciones agrarias ya vienen advirtiendo hace tiempo que los montes estan mucho menos cuidados, debido a la desaparición de las cabañas ganaderas en extensivo y al abandono progresivo que padecen algunas zonas rurales, y el caso de la provincia de Teruel es especialmente significativo.   Cebollada señala que “la nueva planificación del Plan de Desarrollo Rural para Aragón que regira hasta 2013 puede perfectamente diseñar estrategias para que los pueblos de Aragón no sean pueblos fantasma, y que de una vez el sector primario tenga la atención económica que merece, pues fomentar el empleo en el medio rural con especial atención a sectores de conservación paisajista y medioambiental, no es ninguna barbaridad, sino que creemos sería bien vista por la ciudadanía en general”.