ASAJA ARAGóN pide la reunión urgente del Comité Mixto Hispano-Francés de fruta dulce

30 de July del 2009

Ante la situación de gravísima crisis del sector productor de melocotón y nectarina, ocasionado principalmente por el comportamiento irresponsable de los almacenistas y distribuidores españoles que trabajan la venta de la fruta por debajo de costos, ASAJA se ha dirigido al MARM para que convoque a la mayor urgencia posible una reunión del Comité Mixto Hispano-Francés de Fruta Dulce.   El secretario regional de ASAJA Aragón, Carlos Ferrer, ha señalado que “existe una muy fuerte inquietud porque ambos países, España y Francia, estamos viviendo ahora mismo una situación de crisis que puede empeorar y mucho en las próximas horas, así que hay que tomar decisiones cuanto antes y por eso hemos pedido con urgencia la reunión del Comité Mixto Hispano-Francés de Fruta Dulce”.   Desde ASAJA no se entiende la actuación irresponsable de almacenistas y distribuidores españoles, que estan vendiendo melocotón y nectarina reventando el mercado con los precios por debajo de costos de producción, “cuando no existe motivo alguno para ello, pues no hay circunstancia de mercado que obligue a estos precios que dejan nuestra fruta por los suelos”, denuncia Ferrer. El secretario regional de ASAJA Aragón apunta que “Hemos mantenido conversaciones a este respecto con el Agregado Agrícola de la Embajada de Francia en España y con la confederación de Cooperativas españolas, porque nos tememos que la situación empeore estos días y consideramos que se debe articular una respuesta rapida en base a mecanismos consensuados en lo posible con nuestros vecinos franceses para intentar atajar una situación que puede derivar en una crisis de graves dimensiones”.   ASAJA ya advirtió hace días que los productores andaban inquietos por esta reducción considerable que han sufrido los precios en origen, circunstancia que se ha agravado con los importantes problemas financieros de los fruticultores, que se han visto perjudicados también por las dificultades para el cobro en las operaciones de exportación, la presión de las grandes cadenas de distribución para realizar los pagos a 180 días, etc. Todo ello ha acabado derivando en una situación de asfixia para los fruticultores, que ven ahora ya cómo sus producciones tienen unos precios que no cubren costos y sin perspectiva de mejora a corto plazo, por lo que las soluciones se antojan “rapidas y drasticas, si no veremos muchas explotaciones en situación de ruina”, concluye Ferrer.