ASAJA CALIFICA LAS AYUDAS AL OVINO COMO UNA FALTA DE RESPETO POR PARTE DE LAS ADMINISTRACIONES

15 de January del 2009

Desde ASAJA Aragón se califican las ayudas concedidas por el MARM-DGA como “una vergüenza, y si no fuera por la gravedad de la situación, sería calificable como irrisoria. No descartamos pedir responsabilidades y dimisiones”. La organización esta recibiendo las quejas de decenas de ganaderos por las ayudas al ovino propuestas por el Ministerio y la DGA, puesto que en Aragón solo se va a poder atender a menos del 10% de las explotaciones, se ha primado a las Cooperativas pero eso deja fuera de juego a los ganaderos. “Las ayudas a las razas autóctonas nos parecen razonables y necesarias por sí mismas, pero nos dijeron que había presupuesto seguro, y a la hora de la verdad nos toman el pelo, nos han vendido humo, y ni hay dinero ni éste llegara a todos los que lo necesitan. Nos parece  vergonzoso que se nos trate así”, señala el Secretario Técnico de ASAJA, Ramón Ballarín. Desde la organización se recuerda que la verdadera apuesta para el sector pasa por una ayuda clara a las razas autóctonas que tienen una nula rentabilidad, que se apoye a este sector que es tan importante medioambientalmente, y que el requisito único sea el libro genealógico. “La ayuda la necesita el sector en general, no unos sí y otros no; el planteamiento de la administración crea mas desequilibrios en el sector, y la cantidad destinada a las ayudas nos parece ridícula y casi un insulto. No puede ser que haya mas de 800 solicitudes y solo se conceda a algo mas de 300 explotaciones”, apunta Ramón Ballarín. ASAJA Aragón reclama de las administraciones que dejen de marear la perdiz y apuesten sin demagogia por un sector que cumple una serie de parametros importantísimos: su papel medioambiental; por su cumplimiento de normas de control y calidad; por el asentamiento poblacional, y porque se trata de un sector “pequeño” pero cuyo papel en el medio rural es considerado como “estratégico”. ASAJA ya viene advirtiendo a las administraciones que “el sector esta herido de muerte, y parece abocado a su desaparición en Aragón. Hasta hace poco contabilizabamos las explotaciones que iban desapareciendo, ahora la situación es tal, que calculamos las que van a quedar. Si esto sigue así, exigiremos responsabilidades e incluso dimisiones llegado el caso, porque las administraciones son las únicas responsables”, concluye Ballarín.